Actualidad

Alemania: líder europeo del sector alimentario

alemania

El mercado alimentario en Alemania

Alemania es la mayor economía europea y  la tercera economía de exportación del mundo además de ser un mercado innovador y muy competitivo, donde la excelencia y la calidad van de la mano. Una de las bases para esta posición de fuerza es el sector alimentario, el cual alimenta una red comercial diversificada.

Aunque para algunos la cocina alemana todavía no haya variado de las salchichas o el codillo típico del sur, en realidad, la dieta nacional alemana es mucho más variada que esos clichés existentes.

Con su buena localización estratégica, es el mercado de bebida y comida más grande de Europa,  y ofrece muchas oportunidades tanto para consumidores como para  productores. Las empresas de todo el mundo dedicadas al sector de la comida y bebida alemana suman más de 170 mil productos alimenticios diferentes.

Aproximadamente 82 millones de consumidores hacen que Alemania sea el mayor minorista de comida y bebida de Europa. Los ingresos de venta al por menor de comida totales crecieron el 2,3 por ciento, alcanzando 191.000 M EUR en 2015. Otros canales de distribución importantes incluyen servicio de  ventas de comida (73.600 M EUR) y exportaciones de alimentos tratados (55.300 M EUR).

La industria de la bebida y la comida es el tercer sector más grande de la industria Alemana. Está formada por más de 5.800 pequeñas y medianas empresas que emplean aproximadamente a 560.000 personas.

Los mayores segmentos de esta industria según la producción son la carne y productos de la salchicha (el 24%), productos lácteos (el 14%), bienes horneados (el 10%) y confitería (el 9%).

Actualmente Alemania es el tercer exportador e importador más grande de productos alimenticios y agrícolas de todo el mundo. En 2015,  las importaciones aumentaron más del seis por ciento a 74.500 M EUR, convirtiendo a Alemania en un importador neto de comida y bebida y en el mercado europeo más importante para los productores extranjeros.

Es un mercado muy abierto a las nuevas influencias culturales y tendencias gastronómicas, y por ello ofrece grandes oportunidades comerciales. Esto hace que la industria alimentaria alemana sea conocida no solo por su calidad sino también por el compromiso a responder al consumidor que cambia de gustos y necesidades.

A pesar de que el país mira con incertidumbre el futuro de la Eurozona y sus acuerdos de comercio internacional, su dominio en Europa sigue estando muy presente.  En cuanto a las perspectivas del mercado, los analistas de la industria esperan un crecimiento del mercado positivo para 2017. Los consumidores tienden a comprar exigiendo cada vez más calidad, un comercio justo y productos más saludables. Por ello, la industria alimentaria es en la actualidad uno de los ámbitos con más posibilidades de mercado para las empresas españolas. Siendo un peso pesado del capital y con sus exportaciones de bienes de consumo, Alemania sigue siendo uno de los motores de la economía mundial.