Actualidad

Exportar a Estados Unidos: El TTIP desde la perspectiva europea

exportar a Europea.TTIP  300x175

El TTIP es un Tratado de Libre Comercio amparado por la Comisión Europea y corporaciones europeas que busca facilitar las exportaciones entre Europa i EEUU.

Desde Junio de 2013, la Comisión Europea, el Gobierno estadounidense y los grandes lobbies empresariales se reúnen para negociar las condiciones del Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversiones (TTIP), un nuevo acuerdo que tiene fijado como objetivo facilitar los intercambios entre dos territorios que suman el 60% del PIB mundial y un mercado de 800 millones de consumidores. Durante la visita de Obama en Europa a finales de este mes de Abril, se alcanzaron, según los negociadores, grandes progresos en áreas como las prácticas de regulación, las pequeñas y medianas empresas, aduanas o el levantamiento de aranceles. En este último punto, las partes han intercambiado ofertas para liberalizar antes o después el 97% de las líneas tarifarias, pero sin tocar aún el 3% restante, relativo a los productos más sensibles, principalmente agrícolas.

La agricultura sigue siendo uno de los aspectos más complejos de la negociación, no sólo por los aranceles si no por otros asuntos como las normas en materia de seguridad alimentaria o los sistemas de protección de las indicaciones geográficas. Los EEUU, por ejemplo, ven adecuado su mecanismo de indicaciones geográficas y se resiste a asumir las demandas que la Unión Europea le plantea en este ámbito. El próximo encuentro se celebrará este verano en territorio europeo y buscará seguir cerrando el texto del acuerdo en la mayoría de áreas posibles.

Junto a la dificultad técnica de las negociaciones, los EEUU y la UE, deben hacer frente a una fuerte oposición por parte de varios sectores de la sociedad. Muchas organizaciones denuncian el tratado como una negociación oscura, opaca y llena de contraprestaciones sociales, ambientales y culturalmente cuestionables.

Mientras la Administración Norteamericana, subraya que a pesar del creciente debate político, las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses están a favor del libre comercio, la Fundación Bertelsmann destaca que sólo un 17% de los alemanes apoyan hoy este tratado, contra el 55% que lo hacía en 2014.

El último estudio del estadounidense Pew Research Center sobre la imagen de Estados Unidos en el mundo también identificaba Alemania como el país de la UE donde hay más reticencias contra EEUU. Un 45% de los alemanes son “desfavorables”, por un 27% de los franceses o los españoles.

Remo Korteweg, investigador del Centre for European Reform de Bruselas, advertía hace poco en un debate en Londres, que el precio de terminar aprobando el TTIP podría ser el de una Unión Europea “más vulnerable, más fragmentada y en riesgo de hacer crecer aún más el antiamericanismo y la oposición a la apertura de mercados”.

Por otra parte se añade la filtración de Greenpeace que denuncia una rebaja de los Estados Unidos en regulaciones comunitarias en materia de salud o medio ambiente.

La situación es pues compleja. Si en los próximos meses no se resuelven las principales diferencias y el acuerdo no queda firmado antes de la salida de Obama de la Casa Blanca, será muy difícil retomar el debate del TTIP en un futuro.

Te aconsejamos el capítulo anterior: Exportar a Europa: El TTIP desde la perspectiva Norteamericana.